Festival NRMAL 2015: Día 2 (El principio del final)


salvajenrmal

Escrito y redactado por Mauricio Ortega, Artemio Pedraza y Fernando Negrete

Contentísimos, pero madreadísimos e insaciables como buenos melómanos, salimos del primer día festival deseosos de no perdernos (los foráneos) en la inconmesurable inmensidad del DF y de tener una buena noche para rendir bárbaramente el domingo primero de marzo, que para muchos de nosotros era el día más esperado por propuestas como TOPS, Future Islands, Twin Peaks, Swans, Whitest Taíno Alive o Juan Wauters. Nos volvíamos changos por ver a todos.

1.- La noción de la alineación perfecta

Festival NRMAL está tan bien curado que los espacios entre proyectos que te atraen y los que no es nula. Era una locura pensar que comenzando el día veríamos de nuevo al espléndido Juan Wauters (se pronuncia Vauters), después a los costarricenses Monte, más tarde Twin Peaks (<3), Diosque (pronunciado Dios qué, jeje, buena esa hermanos), Future Islands y así hasta llegar a Swans. La noción de la alineación perfecta no sólo hace del festival uno mucho más placentero, sino que lo convierte en un espacio físico-temporal cuyo fin se aproxima como un caparazón rojo de Mario Kart. Por más que quieres que comience el siguiente acto, sabes que eso significa un acto menos y, por lo tanto, un paso más cerca del fin.

El día domingo del Festival NRMAL fue mágico (al igual que el primero) y éste conllevaba la gran contradicción de querer ver lo que seguía pero rezar porque no terminará lo que estaba sucediendo.

2.- La espléndida sencillez de Juan Wauters

IMG_3971

De esta manera nos sorprendió el cantautor uruguayo antes de salir al escenario. Con el mejor de los augurios y haciéndonos saber que valió la pena haber madrugado para llegar a las 2:00 p.m. al festival (jeje). Aunque haya abierto más la herida de la muerte de Chespirito <||||3, agradecemos a Juan por su apoyo incondicional.

Salió al escenario con esa sencillez característica de su persona y de su música y es que através de esta y varias entrevistas nos hemos dado cuenta de esta cualidad que se vio acentuada a la mitad de su presentación. Todo comenzó con “Let Me Hip You To Something”, la carta de presentación de su exquisito álbum North American Poetry. Había una considerable cantidad de gente, pero pocos éramos los fans que gritaban como groupies desquiciadas y respondíamos a su sonrisa amigable e inocente. Siguieron temas como “Water” y “Nena”, el cual tiene uno de nuestros versos favoritos del álbum: “Todavía quiero ese busto y es que es justo”.

Las canciones se iban como agua, Juan acompañado de su guitarra nos tenía ahí atrapados y disfrutando cada momento de su sinceridad musical. Y no fue hasta “Sanity Or Not” cuando vimos esta mencionada sencillez al tope, ya que antes de interpretar este temazo invitó a un recién conocido que estaba en el público, un fan hecho y derecho de nombre David, a acompañarlo en la guitarra, cómo no.

IMG_3979

En las últimas canciones subieron los otros músicos que acompañan a Juan en sus conciertos y celebramos con congas y dos guitarras “Escucho Mucho”, “Lost In Soup” y “Woke Up Feeling Like Sleeping”.

3.- TOPS y su nueva rolita

Foto por: E. Rivera

Foto por: E. Rivera

Vanagloriamos su segundo material por obvias razones (véase “Outside” o “Change of Heart”) y los metimos en nuestro selectivo listado de bandas obligadas a ver en esta edición del festival. Además, son un amor de personas, unos panes de dios que merecen ser escuchados a cualquier lugar que vayan. Estábamos emocionados, lo sabemos y nos cagábamos por escuchar este platicado segundo álbum que nos sabemos de pies a cabeza.

Horas antes de su presentación nos encontramos a David C. aka Paula (guitarrista de la banda) presenciando el acto del buen Juan Wauters. Nos acercamos a él y cotorreamos un poco, diciéndonos que siempre había tenido ganas de venir a la Ciudad de México y que no sabía qué esperar en cuanto al número de asistentes a la hora de su presentación. “No te preocupes” le dijimos, “todo va a estar bien” (acércandolo a nuestro suave pecho).

Ahí estábamos hasta en frente, esperando los éxitos de ayer (Tender Opposites) y hoy (Picture You Staring). “2 Shy” fue la carta de presentación ante un público cuantioso y bastante entusiasmado, que ante la tremenda melodía de guitarra de esta canción, gritamos como locos. Siguieron temas como “Outside“, “Blind Faze“, “Change Of Heart“, “Circle The Dark” y viejitas como la salvaje “Turn Your Love Around” y “Diamond Look“. La interpetación de todas estas fue impecable, la voz de Jane se nota mucho más madura que antes y lo que terminó por enamorarnos fue la interpretación de un nuevo temazo ❤.

Cómo explicarles que fue uno de los momentos más bellos del festival. Nos volaron la cabeza con una pieza que nos muestra su alta capacidad de reinvención. Un inicio repetitivo con un ritmo semi-lento y una melodía enigmática, un tanto oscura de hecho, que hasta podríamos describirla como detectivesca. Este se rompe con una tremenda vocalización de Jane y en el medio de la canción, un puente que es representado con un INCREÍBLE, VIBRANTE Y APASIONADO solo de guitarra que oscila entre uno y dos minutos. Una pieza larga que es caracterizada por este solo que en serio, nos dejó pasmados. David es un genio, no podemos esperar a que escuchen esta pieza.

4.- Twin Peaks y el síndrome de abstinencia slamero

IMG_3987

“El síndrome de abstinencia es el conjunto de reacciones físicas o corporales que ocurren cuando una persona deja de consumir sustancias a las que es adicta”

Otro de nuestros gallos era Twin Peaks, una agrupación de Chicago que en un lapso muy corto de tiempo han logrado brillar por presumiblemente 2 factores: 1) La edad de sus integrantes y 2) El garage pop/rock de enorme carisma que logran ejecutar. Ahí estábamos hasta en frente con un calor que nos carcomía, pero que no dejamos que nos venciera ante la emoción de escuchar temazos de su álbum debut como lo son “Making Breakfast” o “Stawberry Smoothie”.

Muy veraniegos salieron al escenario y de inmediato comenzó a sonar “Telephone”, uno de nuestros temas favoritos del Wild Onion y qué pedo, sonaba mucho mejor en vivo. Le siguieron temas como “Mirror of Time”, “Flavor” y “Making Breakfast” y estábamos prendidísimos, no podíamos parar de agitar la cabeza, pero algo le faltaba a este show y ya todos sabíamos lo que era, sólo era cuestión de que alguna pequeña acción lo activara. Sí, hablamos del slam, esa actividad recreativa que tanto se celebra en conciertos de garage como éste. Uno volteaba a ver alrededor suyo y podía ver en la mirada de los asistentes los primeros síntomas del síndrome de abstinencia slamero. Bien erizos todos, esperando cualquier oportunidad para empujar al otro.

Y así fue como se concretó el primer slam del día domingo, con un ligero empujón entre nosotros. Sinceramente ya no podíamos. Ya sonaba “Fade Away” y estábamos como locos, unos repartiendo putazos, otros simplemente en el borde del círculo, listos para empujar culeramente al que se le atravesara en su camino. La banda se veía en un estado de satisfacción total. Pocas son las que hemos visto que disfruten tanto lo que hacen como estos vatos.

El momento cúspide de su show fue cuando tocaron una pieza instrumental que no habíamos escuchado antes y que en verdad nos ofreció un tremendo viaje.

5.- La experiencia culinaria

Ir a NRMAL no es sólo descubrir propuestas musicales y gente nueva. Pareciera más bien que el prefijo “neo” se apodera de todo: desde la vestimenta de las personas, los mismos diseños de los vasos (hermosos), hasta, una de las cosas que más se disfrutan en la vida, la actividad culinaria.

NRMAL desde sus ediciones en MTY se ha preocupado por la experiencia culinaria de sus asistentes. Desde la inclusión de foodtrucks (me parece que fueron el primer festival en el país que los incluyó) hasta ahora, primero en All My Friends, con #CocinaCentral; una iniciativa que pretende ofrecer una variedad comestible a los asistentes del festival y además una serie de demostraciones por parte de distintos cheffs y colectivos de cocina.

El resultado fue satisfactorio e interesante. Basta decir que el primer día disfrutamos de un delicioso pretzel dog de Knoot & Loop, el segundo unas shawarmas clásicas del Don Kebab y además un pedazo de una deliciosa, neta qué pedo, DELICIOSA, hamburguesa de carne de conejo que nos dieron el domingo producto de un Duelo Pop-Ups.

6.- Future Islands y la catarsis del sentimiento

IMG_4012

Cuánto hemos hablado de esta maravillosa banda desde que descubrimos su presentación con David Letterman hace ya casi un año. Inefable el sentimiento que emanó nuestro cuerpo tras la primera escuchada y vista de “Seasons (Waiting On You)”. Ver a Samuel T. Herring bailando y expresándose de esa manera, era algo que simplemente no habíamos visto desde hace mucho tiempo en un músico. Qué ganas de seguir viviendo. Qué ganas de bailar y sudar, de berrear y mirar hacia el horizonte. En fin, nos moríamos por verlos.

Y así fue como logramos colarnos a primera fila, avanzando ciegamente teniendo en la mente esa imagen de Samuel (bebé) moviéndose como nunca en su vida, como si la tierra estuviera abriéndose a unos centímetros de él. Salieron al escenario y comenzó a sonar “Back In The Tall Grass” de su último álbum. Nos volvimos locos.

Siguieron temazos como “Sun In The Morning”, “A Dream Of You and Me” <-(wow) y “A Song For Our Grandfathers”. Al término de cada tema Samuel agradecía al público mexicano y a la luna, volteando a verla con un brillo en los ojos que podía equipararse al de la luna. Estábamos enamorados, las ejecuciones de los instrumentos eran impecables y la voz de Samuel se iba desgastando conforme pasaban las canciones, el sentimiento iba en aumento, sólo faltaba esa cosa que todos sabíamos que sucedería: “Seasons (Waiting On You)”.

IMG_4010

Y comenzó esta montaña rusa que provocó lágrimas en nuestros secos rostros. Sinceramente era el momento que muchos de nosotros estábamos esperando con más ansias en esta edición del Nrmal. Fue totalmente hermoso haber presenciado este tema en vivo, una experiencia que sin duda queda atrapada en una cápsula del tiempo que pronto enterraremos y que con suerte, podrán desenterrarla futuras civilizaciones.

7.- Swans

Michael Gira declarado abiertamente como un “entretenedor”, ya no es más aquél iracundo rabioso (aunque dio una pequeña muestra durante Nrmal, pateando al suelo en forma de berrinche contra el ingeniero de audio), que jalaba, pateaba y ofendía a su propia audiencia, ya sea por bailar, headbangear o interrumpir el show.
En 2015 estas no son más que anécdotas, pareciese haber madurado de una manera en la cual todos los presentes pueden disfrutar su presentación de la manera que se desee.
Casi inmediatamente después del synthpop y alegría contagiosa de Future Islands, la penumbra de la noche cobijó las inmediaciones del festival, el suspenso corría por nuestras venas y repentinamente una orda de orcos se manifestó en el escenario, tomando ordenadamente sus mortíferas armas que se encargarían de aniquilar nuestros tímpanos.
De inicio a final, pasando por temazos de su última producción, To Be Kind, hasta por las más añejas, todo fue tal y como la expectativa esperaba, perfecta sincronía, magos de la tensión lúgubre, sonido sui géneris y Swans estaba ejerciendo una tortura en vivo, todo el público estaba sintiendo el terror, los desgarros y el dolor que su música transmite.
Entre nosotros comentábamos el gran mérito que es ello, pues, ¿qué es lo que siempre te recuerda que eres un ser vivo? El dolor…

Entre la gente presente podíamos observar muchos rostros con ya algunas arrugar en él, rostros experimentados, rostros exigentes. Los cuales habían estado esperando la visita de los norteamericanos en nuestro país desde hace déééééécadas.
Otro aplauso para Nrmal al lograr una audiencia tan diversa no sólo en “tribus urbanas”, si no en generaciones y demandantes. Porque nostros también nos vemos a los 50, 60, 70 años, asistiendo al Festival Nrmal, ¿por qué no?

Así durante poco más de dos horas de set (el más largo del festival), los “vaqueros oscuros” nos llevaron por miles de caminos con sus eternos rasgueos de guitarra, su bajo que pareciese nos provocaba cortes en las pantorrillas ya que cada vez las sentíamos más pesadas, los hipnóticos campanazos/percusiones y los discursos (letras) de Gira que de a poco nos iban perforando la inocencia.

Por más irónico que suene, Michael Gira, al despedirse del público después de hacer una reverencia junto a toda la banda, pronunció una palabra que pensaríamos que no existe en su vocabulario (y en español), AMOR.

8.- La pura nostalgia pura

 El festival Nrmal nos produce una nostalgia pura ya que no podemos encontrar otra que se le equipare. Reunir a talentos locales e internacionales de naturaleza emergente y ya consolidada es una labor que muy pocos valientes se atreven a realizar.

Nos retiramos con un par de lágrimas totalmente agradecidos que todavía hay gente que trata de hacer cosas con el corazón y el puro sentimiento de disfrutar un concierto por su intrínseca hermosura y no por si es redituable o no, y aunque sí importa muchísimo, este no es el único objetivo.

LOS AMAMOS NRMALES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s