2 días de House Of Vans


DSC_0845

Texto: Arte Pedraza y Fernando Negrete
Fotografía: Fernando Negrete

Antes que nada habrá que establecer, como principio, que el House Of Vans Mx es una de las celebraciones musicales mejor organizadas dentro del país. La logística y producción que hay detrás del evento son impecables y se llevan a cabo de manera minuciosa y atinada. Vaya, con decir que los horarios fueron precisos, el sonido fue excelente y a pesar de alimentar con una barra libre gratuita a una audiencia alcohólica empedernida, lograron que el ambiente fuera sano. Dicho esto, he de confesar que las presentaciones de House Of Vans MX se han convertido en una de las experiencias más agradables que hemos tenido, mencionar solamente un poco de problemas el tercer día con la logística para la prensa, pero nada que no se pudiera corregir.
Música, alcohol y una resaca donde despertar se siente más como un putazo en la cara. Vans nos recuerda que somos jóvenes y estúpidos y que ese es pretexto suficiente para celebrar.

Underground Realm (Green Velvet, Mathew Dear, Machinedrum, Climbers, Andre VII)

De este día tristemente en cuestiones musicales no hay mucho que decir. Arribamos al venue y sonaba música disco/house en el fondo mientras poco a poco la gente se iba haciendo presente. Fuimos por una bebida y, sin darnos cuenta, Climbers comenzó un set que sonaba completamente igual a lo que las bocinas ya expulsaban momentos antes. Triste, porque así fue con Andre VII, Mathew Dear y el resto de los artistas que tuvieron el control de la tornamesa durante toda la noche. Ojo, habrá que dejar claro que nunca he sido un fanático del house y que tiendo a encontrar mucho más atractivo el dinamismo de un show en vivo. También, se debe reconocer que el público estuvo feliz y achispado durante toda la noche, lo que termina por cumplir el principio básico de todo DJ: entretener al público según el mood musical que éste lleve. De la noche podemos rescatar al productor Machinedrum, quien presentó un set que bailó entre una gama de sonidos tan amplia que abarcó desde hip hop, reggaetón, bass & drum/jungle. Si a alguien habría que galardonar de las presentaciones de esa velada, sería a él. A Machinedrum y al foodtruck de Knot & Loop, los pretzels más deliciosos de toda la capital (no, no recibimos dinero por escribir esto).

DSC_0833

Levesón. Climbers

Puro refresquito.

Puro refresquito. Andre VII

DSC_0894Editadas

Lo mejor de la noche. Machinedrum

Classic & Mexico City (Malos Modales, Little Jesus, She’s a Tease, La Banda Bastön, Toy Selectah vs Siete Catorce)

DSC_0943

Partidón de madre.

Aquí la cosa fue muy distinta. La noche fue mágica y la curaduría musical impecable. Arribamos con la resaca en los tobillos al venue y Malos Modales recién había abierto, presentaron un set de rock/happy punk que no terminé por digerir hasta que me dirigí a una de las antesalas del venue donde me encontré con un medio tubo repleto de adolescentes patinando sobre él. Fue entonces que comprendí por dónde iba la cosa, por supuesto, esta era la experiencia Vans que tanto se han dado la tarea de repetir desde su creación: jóvenes patinando sobre sus tablas y volando por los aires, en el fondo música apresurada y despreocupada mientras que, el resto de los observantes, disfrutábamos de una cerveza bien fría.

DSC_0974

Bebés. Little Jesus

Después apareció sobre el escenario vestida de blanco “la” Little Jesus, quienes carentes de Pony y Arturo Vázquez-Vela fueron apoyados por Santiago Mijares (Big Big Love) en los teclados y Alex Ferreira en la guitarra. Complacieron al público con temas como “Cretino”, “Azul” y  de su álbum Norte y sorprendieron con una nueva canción titulada “Jóvenes”, la cual fue una pieza de rock/surf con guitarras bailarinas y ohh-ohhs bastante divertidos que recuerdan en algún punto a esta ola de música mexicana donde la fórmula se basaba en traducir las letras de las canciones de rock (y muchos géneros más) que se producían en el extranjero. Dicho tema pertenecerá al EP “Sur” cuya publicación se encuentra próxima. Por último, Santiago Casillas se quedó sólo en el escenario para interpretar el último sencillo de la agrupación “Norte”, mismo que fue coreado melancólicamente por ya bastantes y resultó por ser igual de agradable que en la grabación.

Más tarde se instaló She’s a Tease en el escenario principal y derrocharon talento en una serie de canciones que exploraban su discografía y donde, por supuesto, no podían faltar temas como “Fiebre de Jack” el cual fue uno de los mejores momentos de la noche. La gente bailaba y cantaba mientras Pibe se movía en el escenario cual orangután, la euforia de la canción se esparció por todo el lugar a tal grado que el momento fue casi igual de memorable que cuando She’s a Tease interpretó el mismo tema en el festival NRMAL 2011. Más tarde, en la cúspide de su repertorio, optaron por cerrar con su pieza-joya “Why?” en la cual los acompañó Simpson Ahuevo para dejar por bien servidos a los muchos ahí presentes.

DSC_1035Editadas

Genio de los deseos. She’s a tease.

Teníamos que descansar, nuestras piernas ya comenzaban a recordarnos que era nuestro segundo día de fiesta y, a la par, nuestros vasos se encontraban vacíos. Optamos por ir a la barra por unos tragos, cuando de la nada sonó una reverberación, cayó un telón en el fondo de la antesala donde nos encontrábamos y detrás de éste aparecieron Los Blenders pateando traseros y destrozando sus guitarras con euforia. Un “¡a huevo!” y 2 segundos bastaron para que la gente se atiborrara en el pequeño escenario. Con temas como “Meta y Dinero” y “Chavos Bien” le patearon el trasero a todos los ahí presentes, un slam enérgico se formó y comenzaron a llover cervezas mientras Alejandro Archundia y compañía creaban el mejor momento de la noche en el escenario más pequeño que vio House Of Vans MX. Habrá entonces que tomar nota y volver a repetir lo dicho ya un sin fin de veces: Los Blenders son una de las mejores agrupaciones en el país.

10351601_705895669505302_3902185721063710910_n

Hola somos Los Blenders y venimos a volarte la cabeza

Cansados y bañados en cerveza, nos movimos a la zona de prensa para cargar nuestros celulares y sentarnos un momento. De ahí pudimos escuchar a La Banda Bastön comenzar su presentación, anestesiamos nuestro cerebro con otra cerveza y nos dirigimos a observar lo que pasaba en la tarima, Muelas de Gallo disparaba rimas y los altibajos del beat de Dr. Zupreeme retumbaban en el concreto del abandonado hotel del centro de la ciudad. Gracias a la variedad de géneros musicales durante la noche también se dio diversidad entre la audiencia, formas de vestir, ideologías y mentalidades, pero a fin de cuentas todos estábamos ahí como personas para disfrutar de otras personas.
Los de la “Vieja Guardia” desarrollaban su set con gran actitud, aunque el tamaño del entablado no les favorecía ya que se percibía un vacío enorme entre el MC y el beatmaker, sin embargo gracias a los diferentes invitados se sentía mucho más completo el show, Gogo Ras los acompañó en el track “Chula” y Simpson Ahuevo de nueva cuenta subió al escenario para colaborar; nos quedamos con la energía que el duo le imprimió al público pues lastimosamente por cuestiones de horarios, en un abrir y cerrar de ojos, acabó su participación, no obstante nunca está de más gozar un poco del hip de una de las agrupaciones mexicanas más mediáticas del hop.

DSC_1085

Quiubole, qué onda, qué tranza. La Banda Bastön.

Rápidamente se montó la mesa de trabajo en donde a cabo de unos minutos Toy Selectah se enfrentaría a muerte en un duelo de producción y mezclas contra Siete Catorce, la vieja escuela contra el novato de oro, Selectah, de los primeros en fomentar el uso de sonidos y música kitsch para convertirla en tracks de culto, parte de la “avanzada regia”, uno de los movimientos musicales más importantes de la historia del país; Catorce, precursor de la música tribal, fusionándola con electroexperimental, y pieza fundamental en el movimiento del Ruidosón, que poco a poco va tomando camino para ser igual o más trascendente que el movimiento anteriormente mencionado.

Todo indicaba que el acto final de la noche sería espectacular, aunado a la masiva borrachera de los presentes, sonaron los primeros crujidos del set, en ocasiones dispar e incongruente, supongo por el cambio generacional entre ambos artistas, pero en coyunturas lograban un unísono bastante brillante, clímax inolvidables poniendo los músculos y huesos destrozados de los asistentes de nuevo en acción. Por momentos también uno de los dos tomaba el dominio y podría decirse que se aventaban un “solo” para provocar la furia musical del otro.

Tribal postexperimental

Tribal postexperimental. Siete Catorce vs Toy Selectah.

Así, con la vista borrosa, sudor hasta en los púbicos y con el cerebelo apagado, finalizó la edición mexicana del House Of Vans.
Altamente recomendable, a veces más por el alcohol, a veces más por los amigos encontrados o las nuevas personas conocidas, pero sin descuidar lo más importante de todo; la música.

DSC_0966

Este pedo. Wolfbat.

DSC_0856

Paul❤

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s