Un poco de miedo y nada de asco en Montreal (parte 3): Majical Cloudz, la mejor noche


Montreal

Pasaron un par de días después de la tocada de Tops y seguía teniendo esa horrible necesidad de ir a más toquines; mi cuerpo me lo pedía y mi alma me lo gritaba. Sin duda alguna esto ya se había convertido en algo fisiológico. Después de investigar en los medios locales me enteré de una de las mejores noticias de toda mi estanciaeek. La había estado esperando desde el momento en el que llegué a Montreal, y algo en mí, desde el avión, estaba convencido de que ese show se realizaría, de que Majical Cloudz tendría una presentación estival. mrgreenmrgreenmrgreen

¿Cómo lidiar con tan tremenda noticia? ¿Cómo manejar ese frenesí de fanático en un lugar donde la banda que amas es local?

Nada importaba, el nerviosismo aumentaba y el día había llegado, jueves 19 de junio.

10341981_10152053865541682_2934206489447756707_n

Cartelaxo

 

 Para mi sorpresa, como en todo buen show, Majical Cloudz no eran los únicos que tocarían ese día, sino 4 propuestas más y hasta una obra de teatro. Todo esto en el lugar donde fue el de Los Tops, en el sótano de un teatro con una esencia claustrofóbica bastante agradable.

En verdad que tenía tantas ganas de ver a Majical Cloudz, su disco debut me sigue pegando de la misma manera que cuando lo escuché por allá de mayo del 2013. Sin duda alguna entra en mi lista de los mejores 10 discos jamás. Además, estaba más extasiado porque Doldrums estaría tocando esa misma noche. Las demás propuestas no las conocía pero estaba dispuesto a enamorarme de ellas.

Otra vez estaba desesperado por llegar temprano y obligué a mi novia a irnos dos horas antes. No había nadie (jeje), nos colocamos en primera fila y comenzó una obra de teatro extremadamente desabrida, que mejor prefiero saltarme y no comentar sobre ésta. Pasaron un par de minutos y salió dEon al escenario. Lo había buscado en la internet antes de toparme con él y me generó muy buenas expectativas; un hombre haciendo música electrónica con bonitos arreglos de órgano y una voz bastante decente.

Sin embargo, algo en mí comenzó a titubear al ver que no había nada más en el escenario mas que un teclado. Tocó su primera pieza y creía que había sido un chiste de mal gusto, y es que ni la voz ni la instrumentación era la misma, es más, ni siquiera la música era de ese estilo. Tal vez no había escuchado su discografía completa, pero esto que estaba escuchando mi taladraba los oídos. Quejándose de que le habían dado muy poco tiempo (afortunadamente), el hombre siguió su show y lo único que deseaba era el fin de los tiempos. Cogió su teclado y se marchó lol.

Cha-le

Cha-le

 Me fui al baño a vomitar y regresé para escuchar a Watering, una banda de reciente formación que para mi sorpresa estaría tocando su primer show jamás. Creo que no podía escuchar algo peor que la pasada presentación, así que aunque estuvieran bien gachos, estaría d’Eon ahí, en el fondo. No obstante, esto no fue así y la presentación de Watering fue el verdadero inicio del espectáculo. Capaz y capaz de efectos, percusiones disonantes y algo de experimentación que me atrapó de inmediato. Apreciar este show debut me hizo recordar el poder de la escena local de Montreal, la fuerte articulación y ese gusto del público por asistir a conciertos y apoyar las bandas locales. Este trío tuvo un show tremendo, no paraba de aplaudir y dejarme sorprender con su estridente sonido y con la pequeña similitud entre la voz del vocalista y la de David Byrne.

Bien rifados

Bien rifados. Lamentablemente no hay nada de ellos en la web. AÚN.

 Ahora tocaba Majical Cloudz y un sentimiento muy raro llegó a mí. Todo era tan surreal, tan diferente a como lo hubiera imaginado, y es que generalmente cuando voy a ver a una banda que tanto amo, viajo más de 3 horas, hago una fila de 3 horas, me atasco para ir hasta adelante aunque haya una distancia muy grande entre el artista y uno. Pero aquí, era perfecto y un tanto raro. Me encontraba pegado a la tarima y con gente no enloquecida por verlos, la relación artista-público era totalmente distinta y traté de hacerme saber que me encontraba en un contexto totalmente opuesto.

Ya había visto a Devon y Matthew en el lugar, de hecho estuvieron todo el tiempo como parte del público, hasta los vi llegar y saludar a sus amigos, no entendía nada. Mientras colocaban todos sus chunches mi novia me obligaba a saludarlos, sin embargo algo en mí no podía hacerlo, permanecía estático y decidí guardar mi distancia aunque estuviera a un pelo de ellos. En verdad que el prototipo de artista inminente e intocable no existía aquí.

Vestidos de negro y con un burro de planchar sobre el escenario, Devon Welsh y Matthew Otto me tenían con la emoción hasta el tope. Comenzaron.

DESCONTEXTUALÍZAME ESTA.

DESCONTEXTUALÍZAME ÉSTA.

Con manos temblorosas y un cierto tipo de nerviosismo, Devon saludó a todos los asistentes y nos comentó que se sentía un tanto extraño y distante estar arriba del escenario, que había ciertas canciones que mejor prefería cantarlas o “con nosotros sobre el escenario o él abajo con nosotros”. Inició la primera canción y e hice un breve recorrido mental sobre sus demos y canciones dentro del Impersonator, no figuraba en mi memoria y me di cuenta que era totalmente inédita, correspondiente a su nuevo álbum como más tarde me lo comentaría el mismo Devon. Era tan simple y bella como sus predecesoras. Las líricas, de igual manera irradiaban esa vulnerabilidad que Devon nos hace partícipes. Le temblaban las manos, cantaba con los ojos bien abiertos y viendo hacia la nada, hacia la introspección y un sentimentalismo puro que no me hacía nada más que pensar: “Escuchar Majical Cloudz es  conocer a Devon, es la más pura representación de su persona”.

Terminó la primera pieza y de inmediato bajó del escenario. Se puso alrededor de nosotros y prosiguió con la segunda pieza, insistiendo que ésta tenía que ser interpretada abajo con el público. Se acostó y Matthew comenzó con las primeras tonadas. Devon sigiúó cantando… durante toda la canción estuvo acostado, siendo él y nadie más.

:,-')

:,-‘)

Jugando con la escenografía de la obra, Majical Cloudz siguió durante una hora interpretando piezas de su próximo álbum. Me sentía privilegiado, era la primera vez que las interpretaban y en verdad que se escuchaban extremadamente bien. Mi piel se puso chinita,  y bajo esa atmósfera del Impersonator, Majical se movía con tranquilidad y un gran sentimiento. Era tan perfecto y no quería que se acabara, no sin tocar al menos una de las viejas.

El show terminó y comenzamos a gritarles para que tocaran otra, estábamos totalmente enamorados, la atmósfera era tan pasiva y armoniosa, queríamos que siguiera hasta el fin de los tiempos.

Por suerte nos hicieron caso y nos preguntaron qué canción queríamos que tocaran. De inmediato como buen groupie grité sórdidamente “¡MISTER!”. Sin embargo, Matthew me respondió que no podían tocarla, cosa que todavía no entiendo. Un vato atrás de mí gritó “¡Childhood’s End!” y se prepararon para tocarla. Antes de que comenzaran Devon señaló que esta era una canción muy triste para él y nos pidió amablemente que no bailáramos al compás de esta por más movida que sonara.

IMG_3346

Dando fuertes pisotones al ritmo de la canción y moviendo fuertemente el micrófono de arriba hacia abajo, Devon acabó con la noche, no quería escuchar nada más, me sentí totalmente satisfecho y gustoso de haber vivido esta surreal experiencia. Terminaron y nos dijeron que por favor nos quedáramos para Doldrums.

Doldrums es un proyecto formado por Arick Woodhead, un muchachoide oriundo de Toronto al cual ya le seguía la pista desde el lanzamiento de su alucinante sencillo “I’m Homesick Sitting Up Here In My Satellite”. Todos estábamos prendidos y listos para echar el bailongo con su último álbum Lesser Evil (recomendadísimo).

Con un live set, Arick y su banda derrumbaron el escenario. Bailamos como energúmenos, los beats sonaban cada vez más fuerte y la aguda voz de Arick era tan rara como la atmósfera. Con tan sólo decir que Devon se encontraba en primera fila, apoyando sus manos sobre la tarima moviendo el cuerpo frenéticamente. Bailamos y bailamos, sacudimos el culo con Devon y Matthew y nos dejamos llevar por temazos como “Egypt” o “She is the wave”.

IMG_3377

Como diría Chabelo: “¡Ya!”. El bailongo terminó y aparentemente todo había acabado, era hora de ir a casa. No, no lo era, tenía que acercarme a los Majical y hacerles saber mi devoción hacia su música. Pasaron 10 minutos y la cosa no se veía bien. Estaba paralizado y me daba mucha pena, era como si un extraño llegara en una comida familiar. Finalmente tuve el valor y me les acerqué.

Son tan amables y buena onda. Les conté de mi trauma con Impersonator y les dije que si venían a México llenarían el estadio Azteca. Me comentaron que les encantaría ir, que por el momento tendrían un tour (por casi todo EUA) con Lorde. Le pregunté a Devon que si no se sentía un poco nervioso de presentarse ante millares de personas y me dijo que no, que estaba muy seguro de sí mismo y sus nuevas canciones.

También me dijeron que este año van a sacar su nuevo disco y algunos otros chismes de la farándula canadiense. No podía estar tan contento y les dije que si traían mercancía, había asistido con toda la intención de comprar el Impersonator en vinilo, dado que no lo había encontrado en algunas tiendas de discos que visité con anterioridad. Me dijeron que no traían :-c  Pero después de un segundo Matthew dijo “espérame”, se fue y regreso con él :-‘). Les dije que a cuánto y me dijeron que no, que era ¡totalmente gratis! No podía estar más contento, se los agradecí muchísimas veces y le pedí a Devon (porque Matthew ya se había ido) que si me lo podía firmar. Con mano temblorosa (de nueva cuenta) y un error en la fecha (consecuencia de su nerviosismo quiero creer), firmó el disco.

n-n

n-n

————————————————————————————————————————————————

IMG_3376 IMG_3369 IMG_3337IMG_3348IMG_3378 IMG_3363 IMG_3361 IMG_3356

❤❤❤

negros

¡Hasta la cuarta parte!

 

La mayoría de las fotos tomadas por Natasha Hernández alias La Beba Canett

3 pensamientos en “Un poco de miedo y nada de asco en Montreal (parte 3): Majical Cloudz, la mejor noche

  1. Pingback: Escucha “HOTFOOT” el nuevo tema del próximo disco de Doldrums | Salvajenada

  2. Pingback: Festival NRMAL 2015: Día 1 | Salvajenada

  3. Pingback: Festival NRMAL 2015: Día 1 | Salvajenada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s