Adam Taylor Young – Sweet Nothing


a1024133662_10En nuestro último post, Mauricio hablaba de la epidemia que se gesta en el mes de Diciembre cada año. Varias agrupaciones publican lanzamientos que a pesar de ser muy buenos, no logran colarse a las listas de “Mejor del año” debido a la actitud precoz que tomamos las páginas por publicar dichas listas faltando semanas o incluso un mes para que termine el año.

Otra víctima de esta epidemia, fue Adam Taylor Young, quien es guitarrista de la agrupación americana ABADABAD, multi instrumentlista y autor de una de las mejores placas del 2k13 titulada “Sweet Nothing“, la cual consta de 12 piezas que demuestran la capacidad creativa que Adam Taylor posee.

Grabado en la penumbra de su habitación, con canciones que fueron creadas en un lapso de entre 2010 y 2012; y utilizando como principal arma su experiencia en la cuerdas, Adam Taylor Young culmina un álbum que enamora de pies a cabeza que podría ser tal vez el mejor álbum de bedroom pop en el año.

Comenzando el álbum con “This Moment In Time” se puede pensar que la cosa va por sintetizadores tímidos y cajas de ritmos combinadas con gritos ahogados lo-fi acomodados perfectamente. Sin embargo, el disco se abre paso al segundo tema con “Ostrich“, canción que toma un camino mucho más orgánico donde aparecen los elementos de una banda completa, tales como una guitarra haciendo acordes, una batería que opaca una caja de ritmos que sólo sirve para adornos, pianos tintineantes, una línea de bajo sencilla y el único elemento constante que no muta, la voz distorsionada a la merced del lo-fi. Nuestro muchacho sorprende con apenas dos canciones escuchadas. La pizza ya viene en camino mientras reímos y disfrutamos el momento en compañía de nuestros amigos.

Sin saber qué esperar, decidimos dejarnos llevar con “Feel No Danger” y nos damos cuenta que dicho tema enamora al igual que los dos anteriores. Éste se dicta bajo la misma fórmula que “Ostrich” incorporando una guitarra acústica y un solo de guitarra vuela-cabezas que lleva la canción desde su climax hasta el final de la canción.

Con influencias que van desde el punk-rock y  hip hop de finales de los 90’s, principios del 2000, llegan temas como “Young and Dumb” y “Full Moon“. Las cuales brincan a la reciente ola de dream pop que azotó a la escena hace un par de años y presentan”Worse Things” y “Why Do Fools Fall Outta Love“, dejando en claro que el autor además de ser muy influenciable, tiene la facilidad de moverse entre dichos géneros y la maleabilidad de crear sonidos que a pesar de ser tan distintos, quedan acomodados a la perfección en el álbum. Si bien parece que se habla de mucho, Adam Taylor Young logra encasillar todo lo mencionado y ponerlo en un camino que al recorrerlo no se podría imaginar de otra forma. No me canso de decirlo, es un excelente trabajo el que este muchacho a logrado.

Ya en un mood meloso y a la vez melancólico, a partir de “Assateague” comienza el enfriamiento de lo que fue uno de los ejercicios más satisfactorios y de mayor gozo del año. Si bien pudiéramos regresar un par de semanas, éste disco aparecería en la lista de los mejores del año, no sé si en las demás páginas, pero en estos rumbos seguro que sí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s