Cemeteries – The Wilderness


Envuelto en una especie de  manto translúcido, se puede divisar la figura de  Kyle J Reigle caminando por un extenso y místico bosque postergado por la naturaleza. Ahí, el dolor, la soledad y la condena son comprendidos, son el alma de muchas de las criaturas que ahí habitan y que desean la vida eterna.

Explorando en las entrañas del dream pop y el shoegaze, Kyle ha encontrado cabida para ély su más reciente proyecto Cemeteries, una propuesta que escurre lamentos, obscuridad y una atmósfera delicadamente esculpida por las emisiones que proyectan cada uno de los instrumentos que componen “The Wilderness”, un disco etéreo y nebuloso de pies a cabeza.

 

Influenciado por artistas como Youth Lagoon, Caveman, Porcelain Raft y hasta el mismísimo David Lynch, Cemeteries amenaza llegar a nuestros oídos por medio de un suave vaivén de sonidos, de sintetizadores oníricos y efectos de guitarra que hacen himno a bandas como Wild Nothing o Motorama. La luna se cubre de nostalgia y “The Wilderness” llega para seducirnos con 9 piezas escritas por Kyle con el afán de huir de la sociedad, de encontrarse a sí mismo y plasmar sus sentimientos en composiciones obscuramente dulces.

 

Resulta difícil saber lo que este hombre ha querido transmitir con “The Wilderness”, donde no queda más que darle un propio significado, escucharlo infinitamente y sentirlo como si fuera la primera vez.

Tal vez hoy no, pero mañana tampoco.

Motorama – Calendar


Emociones que son plasmadas en notas y ritmos que son destellos de iluminación. La vida es hermosa cuando se sabe escoger el soundtrack adecuado.

Motorama siempre ha sido una de las bandas que aparece constantemente en el soundtrack de nuestra vida. Han sido temas como Alps, One Moment, Wind in Her Hair o Empty Bed los que han decorado muchísimos minutos auditivos en nuestra vida. Y es ahora que llegan nuevos temas como To the South o During the Years como nuevos ornamentos.  No saben lo contentos que estamos que su más reciente producción Calendar esté llegando a nuestra biblioteca musical.

Calendar fue un álbum producido por la disquera francesa Talitres. Disquera que en sus filas tiene agrupaciones notorias como: Rubik, The Walkmen, Destroyer y entre otras. Le ha puesto el ojo a Motorama y han logrado sacar un discazo que enamora.

Vladislav Parshin y compañía nos presentan un disco con más del mismo Motorama del que que jamás nos cansaremos. Canciones llenas de sentimiento y paisajes descritos, guitarras que te transportan a la naturaleza, teclados que te cobijan del frío, un bajo tan bello como la mujer que lo interpreta y una batería que cada disco se hace más dinámica. Una fórmula creada por esta misma agrupación que le ha funcionado para ganarse nuestro corazón.

Sin duda Motorama es una de las bandas de post-punk contemporáneas más influyentes en la actualidad. Sus notas suaves llegan a nuestro corazón y Calendar logra saciar las expectativas del álbum. Y es que en verdad no esperábamos nada extraordinario, sino más del mismo Motorama que desde el primer escucha nos enamoró.

Te voy a enamorar con estos vatos

Cold Showers – Love and Regret


Evocando un paisaje sombrío, dos que tres árboles ya muertos y una ciudad totalmente gris devorada por los años y la guerra, Cold Showers se hace presente a lo lejos para presentarnos su primer largo bajo el nombre de “Love and Regret”, una carta suicida, donde el post punk y el pop obscuro hacen un juego perfecto, capaz de abrir un abismo en nuestro corazón y nunca cerrarlo.

Hace un año y medio salió a la luz Highlands 7″, un sencillo que nos hizo predecir el camino que estos muchachos californianos tomarían. Apaguen las luces, cierren los párpados y déjense caer en el  Amor y el Arrepentimiento, en Cold Showers y su más reciente disco “Love and Regret“.

 

Intoxicando la átmosfera de un post punk amargo con toques industriales, Love and Regret es un disco que por momentos es agresivo y por otros tranquilo, es una tormenta de sentimientos guíada por la profunda y barítona voz de Jonathan Weinberg,  que sin duda alguna, junto a los bajos decadentes  es lo que le da el toque especial/espacial a Cold Showers, una banda que tal vez no tiene un nuevo sonido que mostrar, pero que con lo viejo sabe darle de su cozecha y entregarnos una placa repleta de lamentos, sollozos, obscuridad y como siempre amor, un amor que por alguna razón u otra no pudo florecer de la manera deseada.

Sin más que decir, es hora de dejarnos guíar por 8 canciones incomprendidas por la sociedad, 8 temas de amor, donde el autor, por medio de guitarras espaciales, sintetizadores reverberantes, bajos incontrolables y una voz desconsolada, trata de plasmar su desesperación.

La flor está marchita
Mi corazón es una flor
Por lo tanto, mi corazón no es un rinoceronte.

Mac DeMarco – 2


Este año en Canada sonó un joven de 21 años llamado Mac DeMarco con un EP titulado Rock And Roll Night Club EP. Un EP que no tuvo mucha voz en la escena, pero que sin duda nos dejó con la gran incógnita de quién era ese tal Mac DeMarco que era tan directo y ausente de pretensiones en sus canciones. En sí, es poco todavía lo que sabemos de este joven caucásico que usa medias semi-largas y gorras vintage, además de que sus presentaciones en vivo son una locura y de que la música que él hace no la toma tan enserio. La tome como la tome, la música de Mac DeMarco nos ha marcado y esta placa que publicó el día de ayer –su más reciente álbum “2”– queda como una pieza única del año.

 

Eran ya varios los adelantos que poco a poco iba develando el artista establecido en Vancouver. Primero fue My Kind of Woman: una balada que te envolvía y te hacía sentir un amor tan novicio y juvenil, como si fuésemos en la secundaria. Después llegó Freaking Out the Neighborhood para dejarnos con la boca babeando saboreándonos de lo que sabíamos sería un excelente platillo. Eran esas notas pintorescas que contagiaban alegría y la voz adormecida de Mac DeMarco las que nos envolvían y dejaban con hambre de más. Y fue por último, para dar una idea de los contextos en los que se basaría el disco, que llegó Ode to Viceroy: una pieza lenta con guitarras y destellos esporádicos que enamoran, Viceroy se quedaba en tu cabeza para cerrar tus ojos y hacerte sonreír.

 

Sin duda Captured Tracks tiene un ojo infalible para descubrir talento. Y es que no nos hemos cansado de reseñar y glorificar a casi todas las bandas que firman con ellos. Esta vez nos ofrecen a un joven recién mayor de edad que nos hace hablar y disfrutar. Con esa guitarra bailarina que no para desde la mañana en nuestras cabezas, una voz poco seria que va directo al grano en todo lo que dice y un sonido que se pone entre los mejores del año, los dejamos con 11 canciones que sin intentarlo te atrapan y aferran a ellas.

 

Se te va el día con ésto si le das play

Ty Segall – Twins


Nos acercamos peligrosamente al fin de los tiempos, nos estamos comiendo al mundo y no queda más que esperar, divisar a lo lejos alguna señal que dictamine nuestro paradero. El año está por terminarse, el planeta también y nosotros apenas nos sentimos como mariposas saliendo de un capullo. Ty Segall, a pesar de haber recorrido un gran tramo de su vida se siente como nuevo, recién salido del horno.
El 2012 ha sido un año apocalípticamente prolífico para este hombre, que al parecer no se cansa de crear, componer, masticar y reciclar música. Las marcas de edad a penas son notorias y Ty se encuentra listo para lanzar su segundo disco como banda titulado Twins, haciéndonos entender que Slaughterhouse  no lo dejó satisfecho.

En lo que nosotros damos un paso, Ty Segall ya dio 4, en lo que nosotros parpadeamos, Ty ya compuso 2 discos de talla EXTRA-GRANDE (XXL). Con no más de 3 meses de la salida de Slaughterhouse y unos 5 con su colaboración con White Fence, Ty Segall y compañía están de regreso para proporcionarnos una descarga de ácidos sobre nuestra piel. Desde el primer minuto se puede apreciar que Twins difiere mucho a su predecesor, pareciéndose más a sus otros hermanos. Podríamos decir que este disco es el balance perfecto entre las dos caras que nos ha presentado este hombre, combinando la rabia y el ritmo pesado de Slaughterhouse con el sonido fachoso, bailable y vomitivo de Lemons.

La verdad no podemos creer que estemos escuchando un nuevo disco de Ty Segall 3 meses después del lanzamiento de Slaughterhouse y lo que menos podemos creer es que Twins sabe a gloria, otorgándonos una colección de 12 temas pegajosos, con solos de guitarra viscerales, gritos rebeldes y ese sonido de garage que ya nos tiene acostumbrados.

Sincronía imperfecta