The Nudes – Indian Graveyard EP


Decía Chris Cornell “To be yourself it’s all that you can do” y es que tiene mucha razón el Ex-vocalista de Audioslave, no hay nada como ser nosotros, no hay nada como sentirnos cómodos, orgullosos de nuestra identidad, ya sea extrovertidos, introvertidos, locos, serios, ninfómanos, etc. No hay nada más reconfortante que saber que no eres uno más del “montón”. The Nudes, es un dueto de Brooklyn que se caracteriza por eso mismo, por componer música poco convencional y un tanto única.

La información que poseemos de ellos es escasa y lo único que podemos decir es que acaban de sacar su EP debut titulado “Indian Graveyard EP“.

Su carta de presentación es “Afriqa“, una canción divida en dos partes; un intro sencillo y armonioso que parece no ir a ningún lado se convierte en una canción explosiva, repleta de animales, un ritmo acelerado y sintetizadores brillantes e infantiles, que incitan al esqueleto a moverse desenfrenadamente.

Indian Graveyard EP es un hallazgo como ningún otro, es una colección de 5 temas juguetones, que a base de bajos retumbantes, melodías pegajosas y voces infantiles logran hacer un disco electrónico que juega con nuestros 2 pies izquierdos, haciéndolos mover de un lado hacia el otro, de un tropezón a otro.

Clic en el collage para descarga gratuita c-:

La noche de los muertos perreadores

Guazuncho – Cauce


Nos sentimos como niños en una juguetería cuando vemos la amplia gama de artistas que existen hoy en día, no nos queda más que excavar y sumergirnos en lo más profundo de nuestras entrañas para encontrar la música que más se adecúe a nuestra personalidad, y qué mejor que empezando por nuestras raíces. Nos sentimos muy afortunados de haber nacido en Latinoamérica, un área geográfica que abarca 22,222,000 km² y mucho más…

La escena independiente en Latinoamérica ha crecido a niveles estratosféricos, en los últimos años hemos visto una infinidad de artistas que proponen ideas frescas y arraigadas a su cultura, a su contexto. Uno de ellos es Iñaki Zubieta, un argentino que desde hace ya un par de años lleva componiendo música irrepetible, capaz de crear sensaciones jamás experimentadas. Llevando un par de años en la escena musical argentina bajo el nombre de Guazuncho, Iñaki nos presenta su más reciente material “Cauce“, una prueba contundente, la cual afirma que el hombre y la naturaleza pueden coexistir.

Fue en el invierno del 2011 cuando dio a luz su primer materal titulado “Puertas“, después del éxito alcanzado Guazuncho decidió componer un álbum que confirmara la magia y la pasión que plasma en cada una de sus composiciones. Empiezan a correr los segundos e inmediatamente una ola de sonidos, seguida de un clavecín y un inspirante acordeón inundan nuestros oídos con uno de los mejores discos hispanohablantes de lo que llevamos del año. Cerramos los párpados y sentimos como lentamente nuestro cuerpo se separa de la superficie, para trasladarnos a paisajes de ensueño.

Cauce es una colección de temas que fomentan la pasión, ya que en cada tema, cada nota podemos sentir el sentimiento con el cual Iñaki impregna en su guitarra, haciendo un juego perfecto con las dulces y relajantes melodías de los sintetizadores, los cuales hacen eco en nuestra mente. La nostalgia también se hace presente en sus letras, las cuales s convertirán en nuestras guías a lo largo de este sendero repleto de instrumentación, percusiones y armonías que nos hacen estar orgullosos de quienes somos.

Dimensiones alternas que juegan con los sentidos de un mortal.

Yuko Yuko – My Ego, Your Echo / Platform Five


Ser joven es tal vez el mejor placer de la vida, poder cometer errores, mancharte de tierra, rasparte las rodillas, conocer el amor, darte cuenta que eso no era amor y comenzar a encarrilar lo que será una vida tan nuestra que nadie nos podrá quitar. Somos dos jóvenes de 17 y 18 años que han decidido vivir con la música y hacerse uno con ella. Parecida es la historia de Elias, joven holandés de 17 años que tal vez tome la música como un hobbie, pero que al experimentar entre sintetizadores, efectos, cables enredados y sentimientos encontrados, ha podido dar vida a dos proyectos: uno como agrupación llamado The Homesick, y aquel en el que plasma sus momentos solitarios al estar con su cuarto y no más que teclados análogos, guitarras y una batería: Yuko Yuko.

 

Fue en el mes de agosto cuando gracias al compilado ASHELL VII de nuestros amigos de Matiné As Hell le pudimos dar el primer play a Yuko Yuko, con su tema Islands. Con una temática muy parecida a la presentada en su single, un joven de nuestra edad, nos invitaba a sonreír, bailar un poco o a contemplar el vacío.

Sin encontrarse en un circulo social donde las agrupaciones que existen son de rock pesado, Elias tomó un camino diferente al de sus cercanos y creó un proyecto lleno de Shoegaze y Dream Pop, una mezcla de la que jamás nos cansaremos. Lo sorprendente es que en plena novicia musical un pequeño hombre de edad haya  sido capaz de crear temas que se pueden reproducir sin cansancio.

Tras hacer música con aplicaciones para Ipad, nuestro joven se obsesionó con los sintetizadores y comenzó a comprarlos por montón, al poco tiempo se hicieron parte de él, y hoy aliado a ellos hasta la entrañas nos demuestra como la madurez no se mide con los años.

 

Está chavo y se le hace fácil

Teen Daze – The Inner Mansions


The Inner Mansions es el más reciente álbum de Teen Daze, un productor y Dj canadiense al que ya le habíamos escuchado su álbum debut All of Us Together. Nos había mandado a sumergirnos en aguas calladas llenas de luces interestelares que nos recostaron en notas relajantes sintetizadas inspiradas en una utopía ya imposible para la sociedad contemporánea.

Con Inner Mansions, Teen Daze no se aleja tanto de lo que fue su primer álbum. Podemos encontrar en éste teclados lentos, susurrantes que recorren al ser con tranquilidad, una voz aguda y lenta con efectos de coro, loops de baterías repetitivas que pueden llegar a hacer del disco una experiencia monótona en varias canciones (Discipleship, By Love) y una atmósfera que al escucharse no es tan digerible.

Nos encontramos en un cuarto solitario, con paredes blancas y un atardecer naranja que anuncia la llegada de la noche en cualquier momento. Ponemos a correr el reproductor y comienza nuestra experiencia con The Inner Mansion. La verdad es que no es del todo de nuestro agrado, lo llegamos a encontrar algo monótono y decepcionante, tal vez, eso era lo que esperábamos sin darnos cuenta. Es entonces que comienza la segunda vuelta del disco, ya con la noche sobre nosotros y la oscuridad de nuestro cuarto, The inner Mansions toma fuerza y nos ilumina con luces sintetizadas que nos traen no más que recuerdos buenos de la vida que nos tranquilizan hasta caer trance.

Nos quedamos conque Teen Daze es algo que se escucha ya entrada la noche y preferiblemente de madrugada, ya cuando las rodillas están raspadas y no se desea más que descansar, mientras más tarde mejor. Será difícil darle más de dos vueltas al álbum sin querer cambiar de artista y probablemente en el día se pensará “¿Qué carajos estoy escuchando?” Pero sí lo que quieres es aislarte y pensar en nada mientras la noche opaca poco a poco el ruido de la ciudad, Inner Mansions puede ayudarte.

3:27am

Lace Curtains – The Garden Of Joy And The Well Of Loneliness


Despiertas un día y dices ¿Qué ha sido de Harlem?, de inmediato prendes la computadora, los buscas en Google y te das cuenta que se han separado, adiós Harlem. Un sentimiento de vacío se apodera de tu pecho y vivir ya no tiene sentido, pero de pronto un haz de luz cubre tu rostro para susurrarte “Lace Curtains“. Esto es lo que pasaría en otra dimensión y es que bandas como Harlem, la verdad musicalmente no tienen nada “nuevo” que ofrecernos ( al menos en nuestra dimensión), sin embargo hay algo en ellos, una especie de sustancia  que nos agrada, nos hace escucharlos infinitamente y los destaca de las demás bandas “Garage” que andan ahí afuera.

Michael Coomer, después de haber abandonado Harlem y dejado 2 discos delirantes en su haber, se dio cuenta que su talento tenía que ser explotado al máximo y decidió crear un nuevo proyecto bajo el nombre de Lace Curtains. Con un toque un poco más meloso, Lace Curtains llegan de improvisto para entregarnos The Garden Of Joy And The Well Of Loneliness.

Con la greña suelta y el corazón roto Lace Curtains hace un disco melancólico perfecto para estar tirado en la cama y apreciar la majestuosidad del techo como nunca lo habíamos hecho antes. Una dolida, despreocupada y poco afinada nos guía a través de 10 temas sencillos, donde guitarra acústica y eléctrica hacen un juego perfecto y nos demuestran que Michael G. no le pudo haber puesto mejor nombre al disco, un caramelo de 2 cubiertas, la primera es dulce y exquisita, la otra un tanto amarga e insípida.

Marilyn MonRoach (nótese la cucaracha en la pared)